Empieza a consumir miel y ajo todos los días y esto es lo que pasará en tu cuerpo en solo 1 semana.

La combinación de miel y ajo, puede que no parezca muy apetitosa que digamos, pero una vez conozcas todos los cambios que puede hacer en tu cuerpo y tu salud empezaras a verla con otros ojos.

Según una investigación llevada a cabo en la Universidad de Lund, Suecia, la miel es el mejor antibiótico natural. En cuanto al ajo es un excelente anticancerígeno, esto según el National Cancer Institute. Pero, además de estas propiedades se esconden muchas otras que debes conocer.

Beneficios de tomar miel con ajo todas las mañanas.

Mejora la circulación sanguínea y disminuye la presión arterial.

Tanto la miel como el ajo contienen propiedades que ayudan a mejorar la cuirculacio. El ajo tiene compuestos azufrado y la miel posee muchos nutrientes, ambos ejercen un efecto anticoagulante y tonificador de las venas que evita la formación de trastornos como la trombosis y las venas várices. Por su efecto en la circulación, mantienen estables los niveles de presión arterial en el cuerpo.

Regula el colesterol.

La alicina que liberan los ajos crudos al ser triturados es de gran ayuda para desintoxicar la sangre y eliminar el exceso de colesterol. Además, es un remedio muy eficaz para mantener a raya los triglicéridos.

Combaten la inflamación.

Según varios estudios gran parte de los trastornos crónicos que aquejan la salud tienen algo que ver con el desequilibrio en los procesos inflamatorios del organismo. Tanto el ajo como la miel disminuyen la inflamación y actúan como calmantes de afecciones como la artritis, la retención de líquidos y trastornos musculares.

Fortalece las defensas.

Las propiedades antimicrobianas y antifúngicas del ajo y la miel son un gran apoyo de la función del sistema inmunitario. Ambos incrementan la respuesta contra los virus, bacterias y todo tipo de patógenos que intenta atacar el organismo.

¿Cómo preparar este remedio natural de ajo y miel?

Necesitarás 10 ajos, 350 gramos de miel y el Jugo de un limón.

Preparación y consumo.  Toma los diez ajos, pélalos, córtalos en rodajas y vierte en un frasco, agrega la miel, el jugo de limón y tapa. Déjalo en un lugar fresco durante una semana y, pasado este tiempo, toma una cucharada diaria en ayunas.

El caso es que lo hagas durante siete días seguidos, descanses 15 días y lo retomes.  Debes tener en cuenta que los efectos de este tratamiento varían de persona a persona, en función de los demás hábitos que se practiquen cada día.

Compartir