Elimina flemas y mucosidades de tu garganta sin tomar un solo medicamento con esta técnica

Los resfriados están a la orden del día, ya no son exclusivos de la temporada lluviosa o el tiempo de frío, lo que lo hace más difícil de tratar. Cuando se trata de una gripe estacionaria protegernos del ambiente es la primera opción, pero en este caso poco sabemos qué hacer.

Un síntoma común de los resfriados es la aparición de flemas, que en estos casos se hacen más difíciles de eliminar. Si no son tratadas a tiempo, las flemas pueden convertirse en un serio problema, ya que al acumularse son el habitad ideal para microorganismos patógenos. A pesar de que son más comunes para quienes padecen de asma, fibrosis quística, bronquitis, entre otras enfermedades del sistema respiratorio., también pueden atacar a cualquier persona. Si ese es tu caso te damos una maravillosa técnica muy eficaz para eliminar las flemas y evitar sus posibles complicaciones.

Este ejercicio consiste principalmente en aprender a controlar tu respiración para eliminar las flemas.  Para comenzar, debes inhalar como de costumbre, apretar tu nariz con la mano manteniendo la respiración lo más que puedas y exhalar lentamente.

Lo siguiente es inhalar un poco de aire utilizando los músculos abdominales y al terminar relaja los músculos. Vuelve a inhalar pero una cantidad menor a la anterior utilizando también los músculos del abdomen y relaja los músculos. Cada vez que respires debes inhalar aproximadamente 30% menos aire de lo que inhalas normalmente.

Estas respiraciones debes realizarlas siempre a través de la nariz utilizando los músculos del abdomen y el pecho manteniendo la falta de aire durante más o menos 2 minutos. Notarás como esta técnica de respiración te ayuda a eliminar las flemas hasta 10 veces más rápido que los fármacos convencionales.

A mayor mucosidad, mayor será el tiempo de tratamiento respiratorio que debes realizar para notar los resultados.  Al cambiar el patrón de respiración automática y hacerla más lenta y suave ayudará a oxigenar el cuerpo eficazmente. Según los especialistas una de las mejores formas para expulsar las flemas es exhalar con fuerza (toser),  y es justamente este principio el que se sigue con este tratamiento.

Si prácticas constantemente la respiración reducida con falta de aire proporcionarás más O2 a las células, las cuales son capaces de mover las flemas desde el pecho hasta la garganta para poder arrojarlas.

Compartir