Conoce las razones por la que no debes dejar que nadie bese a tu bebe en la boca. Su vida puede depender de ello.

Los bebes son muy delicados, cada cosa que se haga para ellos debe tener el más alto grado de higiene. Una costumbre que muchos usan es besar los bebes en la boca, pero la verdad es que eso no tiene nada de higiénico ¿verdad?

Siempre recuerdo a mi abuela decir que los bebés no se deben besar bajo ningún motivo en la boquita, y aunque para algunos sea del más normal, si hay razones de peso para no hacerlo. Según Claudia Jiménez Chacón, psicóloga de la Asociación Afecto, los besos en la boca “puede ser una manifestación normal de afecto que se da de padres a hijos. Sin embargo, la recomendación desde la parte médica es que no se haga, ya que el adulto puede transmitir una infección a su primogénito”.

Justo esto opina Sandra Beltrán, infectóloga pediatra de la Asociación Colombiana de Infectología, quien asegura que “los besos en la boca son transmisores de enfermedades”. Algunas  de estas son los megalovirus, es decir, patologías virales que se contagian a través de la saliva, al saludar de mano a otra persona e incluso al estornudar en el antebrazo.

La más común y recurrente es la enfermedad del beso, que pertenece a la familia del herpes (más conocido como ‘fuegos’ o ‘sapos’ en los labios), se traspasa a través de besos, beber del mismo vaso o botella, compartir alimentos. Los síntomas son fiebre y ganglios linfáticos inflamados. Incluso náuseas y vómito, así como fatiga extrema y apatía.

El sistema inmunológico de los bebes no es lo suficientemente robusto como el de un adulto. Saber esto nos debe hacer más consientes respecto de la responsabilidad y el cuidado que debemos tener, procurando alejar a nuestros hijos de cualquier infección o exposición a bacterias, virus y demás microorganismos que pudieran producirles enfermedades o el riesgo a contraerlas. Es tu responsabilidad como madre asegurarte de su salud.

Un caso muy comentado al respecto el año pasado, preocupada por su hija, Sarah Pugh la lleva a la clínica más cercana. Incapaz de brindarle el cuidado necesario, la clínica la transfirió a un hospital más grande y mejor equipado.

A su llegada, la pequeña Eloise fue conectada a máquinas para ayudarla a respirar y hacerle circular la sangre en las venas. Los médicos descartan la tesis de la malnutrición y confirman que el bebé tiene un trastorno cerebral causado por el virus del herpes. Eloise sin duda ha sido besada por alguien con un brote de herpes.

Cuando un recién nacido está en contacto con una persona con herpes, se contamina rápidamente. Este virus ataca el cerebro y afecta a los órganos vitales del bebé. Esta contaminación es mortal. Fue fatal para Eloise que falleció cuando ella tenía tan sólo 24 días.

A parte de los innumerables riesgos a los que los exponemos, los psicólogos sugieren que esta es una práctica poco sana para la salud psicológica del menor, ya que puede confundir los afectos o encontrarse en un ambiente tan habitual que permita que otras personas puedan besarle sin ningún problema.

Compartir